miércoles, 24 de julio de 2013

CUESTIÓN DE ESCRIBIR NOVELA HISTÓRICA: HOY CONTESTA… HERMINIA LUQUE



 HERMINIA LUQUE





     1.     Preséntate tú mismo a tus lectores.
Me llamo Herminia Luque y nací en Granada; soy escritora y profesora de Geografía e Historia. Escribo novela y narrativa corta, pero también ensayo, poesía, aforismos, reseñas y artículos para revistas. Y llevo dos blogs, uno de ellos en contra del deporte, actividad que detesto con todas mis fuerzas; en el otro, www.lunaresnegros.blogspot.com, hago microrreseñas de libros, pequeñas crónicas periodísticas, crítica literaria y creación. Mi libro más reciente se titula Al sur de la nada y está publicado en e.d.a libros (2013).
     2.     ¿Cuándo escribiste tu primera historia?
Con nueve o diez años...Después de leerme los veintiún libros de Los Cinco, no me quedó más remedio que inventar una historia similar...Chicos de nueve o diez años que iban en bicicleta de Talará a Granada...Me acuerdo que le tenía que preguntar a mi madre cuánta horas podían tardar.
     3.     ¿Cómo recuerdas los comienzos de tu profesión de escritor?
Con intensidad: con pasión y desesperación también...Me planteé escribir novelas cuando había nacido ya mi primer hijo y careciendo de estabilidad laboral ninguna...Pero me pedí – me concedí- dos años: dos años en el paro, en los que viví en Madrid; allí escribí dos novelas y crié a mi niño...Luego tratar de publicar fue un proceso tan frustrante que estuve a punto de tirar la toalla.
     4.     ¿Has podido, en algún momento de tu vida, vivir de la escritura?
Sí: de la escritura de exámenes, de informes trimestrales de evaluación, de programaciones de aula...En serio ya: no. La literatura -parafraseando al poeta Vicente Aleixandre- no es que no dé para comer, es que no da ni para merendar.
     5.     ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?
 No lo sé a ciencia cierta. Uno de los primeros fue Mujercitas, de Louisa May Alcott que, en contra de lo que muchos creen, no es una historia ñoña para niñas más ñoñas todavía, sino que trata de los inicios de una  escritora luchadora y apasionada como fue la propia Alcott (y la historia de una madre frustrada y un montón de hijas por colocar, eso a mediados del XIX...un desastre). Era un pequeño volumen con cubiertas amarillas, enteladas quizá.

      6. La inspiración siempre es esquiva, o no. ¿Tienes algún método o rutina para que no falte a la  hora de escribir?
La inspiración es meterse dentro de la historia y trabajar en ella con intensidad. Como en la vida misma, hay dudas y bifurcaciones, o momentos de desgana, pero la receta es siempre la misma: trabajar y trabajar, bien es verdad que en el propio texto o buscando en otros libros materiales para la propia obra.





    7.     Reseña, sin humildad, tus libros mejor escritos.
El mejor libro es el que tienes escrito sólo en tu cabeza...siempre el que está por venir. Los demás son eslabones necesarios que llevan a él. D todas formas, aunque no he publicado mucho – tengo mucho más escrito- sí me siento satisfecha de lo editado. Cada libro ha sido una apuesta estética diferente, una labor literaria distinta –tienen hasta poéticas distintas mis novelas Bitácora de Poseidón, El códice purpúreo y el libro de relatos largos Al sur de la nada- y puedo releerme sin sonrojarme hasta la coronilla...El códice purpúreo es una novela histórica ambientada en una época poco divulgada –el siglo IV d. C.- pero muy interesante, en la que también había chicas que morían anoréxicas...
     8.     ¿A qué personaje de tus novelas te gustaría dar vida?
Los personajes son los que me dan vida a mí; me enseñan cosas, me ensanchan la experiencia, me otorgan, incluso, el privilegio de otro punto de vista diferente al de mi propia existencia...
     9.     ¿Crees que el negocio editorial va por buen camino?
No, no puede ir por buen camino ¡porque apenas piensa en mí! Bromas aparte, hay pocas editoriales que apuesten por la calidad y por nuevos autores simultáneamente: o se conforman con sus dinosaurios de siempre, o publican cosas que les suena a best-seller, -o editan a prestigiosísimos escritores del Imperio Austro-Húngaro en vez de a escritores lebaniegos o alpujarreños por prestigiar...La supuesta crisis del formato (papel/digital) es en verdad irrelevante: no desapareció la radio cuando llegó la televisión ni la cuchara cuando se difundió el tenedor...Habrá un reajuste, tal vez, en cuanto a los contenidos: los diccionarios los preferiremos en formato digital y la poesía en papel o similar.
    10.                       ¿Cómo compatibilizas tu vocación con tu vida particular?
Pues dedicándole a la escritura todo el tiempo que el trabajo remunerado y las tareas más perentorias de la vida cotidiana me dejan; es decir, prescindiendo de otras aficiones y otras actividades –como ir a la playa o al cine- y haciendo tonterías como levantarme a las siete durante todo el verano...Cosas así.
     11.                       ¿Cuál es tu peor manía a la hora de escribir?
El desorden: si mi estudio está perfectamente ordenado, sin libros amontonados en torres, sin rotuladores fluorescentes ni fichas desperdigados, sin folios encima de la impresora; si la mesa de leer no está abarrotada de libros, y la mesa de escribir aparece completamente despejada...es que no estoy escribiendo nada. El desorden es creativo, me digo para justificarme. Y de alguna forma es así: sólo de algo informe, nebuloso, inconcreto, puede salir algo ordenado, un orden diferente al que llamamos literatura.
     12.                       Indícanos un autor predilecto anterior al s.XX que te haya convencido como lector y como escritor.
La literatura del XIX me chifla: me he leído casi todo Balzac, a Flaubert por supuesto, grandes cantidades Zola...Adoro a don Benito Pérez Galdós –con él me he reído, he disfrutado horrores con Fortunata y Jacinta, La fontana de oro o La familia de León Roch, por citar algunos-, y a doña Emilia Pardo Bazán, que es una autora prometeica – tengo sus obras en siete tomos de la Biblioteca Castro-, pero también siento debilidad por Jane Austen y las Brönte, las tres, que Anne también existe...literariamente
     13.                       ¿Ebook o en papel?
Como he escrito en algún lugar, todavía no he conseguido que el olor de un ebook me excite...Leo en formato electrónico si no tengo más remedio, pero no sólo en lector electrónico convencional, también en el mismo ordenador -el cervantesvirtual me lo tengo saqueado; también leo muchos libros digitalizados por Google, a los que se puede acceder libremente por carecer de derechos de autor...Pero como el olor de los buenos libros y el placer de las notas manuscritas –dialogo con los autores, corrijo erratas, escribo tacos e insultos en los márgenes, hago dibujos...- no hay nada.



     14.                       ¿Qué relación te une con Granada?
Aunque pasé mi infancia en Cádiar, en la Alpujarra, nací en Granada y allí estudié el bachillerato y allí me licencié e hice cursos de posgrado en Historia del Arte...En la actualidad resido en Málaga pero mi vinculación afectiva con la ciudad sigue siendo muy fuerte. Granada es para mí una ciudad amada y estudiada, doblemente amada pues.
     15.                       ¿Qué te traes, actualmente, entre manos?
        Estoy escribiendo una novela histórica, aunque también he terminado hace no mucho un libro de ensayo.

      16.                        Recomienda un libro para este verano.
        El Quijote; hay que aprovechar el verano para leerlo de un tirón. Es un libro tan hermoso como sorprendente, siempre hay algo en él que nos sorprende en una relectura. Y muy fácil de leer; no hay más que acudir a otros escritores del XVII para ver la llaneza de su estilo; el castellano de Cervantes, básicamente, es el nuestro.

     17.                        ¿Qué es para ti la novela histórica?
Para mí es un género que une dos de mis pasiones, el pasado y la literatura;  conocimiento y creación, dato empírico e imaginación. Un género literario muy rico, en el que hay obras maestras de la literatura universal -porque no necesariamente tiene vocación de subgénero, fijémonos, si no, en La muerte de Virgilio, de Hermann Broch, o en El siglo de las Luces, de Alejo Carpentier...
La novela histórica es un género decididamente contemporáneo porque sólo desde hace un par de siglos tenemos esa aguda conciencia histórica –la idea de que las sociedades cambian- y disponemos de las herramientas conceptuales y las técnicas adecuadas para estudiar el pasado, la dinámica de esas sociedades.


       18.                       ¿Qué te has dejado en el tintero?
Que soy escritora, pero sobre todo soy lectora. El adagio borgiano no carece de razón: hay que jactarse ante todo de la calidad -y del volumen, por qué no- de las lecturas que uno ha hecho. Soy bibliófaga y, si no soy bibliómana, es porque me falta pasta para invertir en elzeviros o incunables...
     19.                        ¿Existe algún libro que no te hayas atrevido a leer? ¿Puedes decirnos cuál y por qué?
No, pero sí hay libros que no he querido leer; ese best-seller que me han recomendado varias personas, por varios sitios a la vez, y que no me ha dado la gana de leer -sigo inconsútil...Porque en mis lecturas mando yo; la lectura es algo que introduces en tu cuerpo serrano, algo que implica a tu tiempo, tus sentidos y tu voluntad, algo muy serio, en verdad.




     20.                         ¿A qué escritor te gustaría que enviáramos este cuestionario?  
A Antonio Soler, que ha publicado hace poco una novela histórica sobre Boabdil, “Boabdil: un hombre contra el destino”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA